ALIMENTOS QUE MEJORAN LA MEMORIA.
ENTRADAS RECIENTES


Alimentos que mejoran la memoria.

Los niños con trastornos del lenguaje
pueden beneficiarse a través de escuchar música.


Los sonidos de la música.

La función y usos de la música.

Alimentos que mejoran la memoria.

¿Puede la música en realidad mejorar los procesos mentales?


Comer ciertos alimentos puede ayudar a que los pequeños detalles de la vida sean inolvidables.

La edad, el estrés, la calidad y tiempo de sueño, medicamentos; y claro, la nutrición pueden influir en qué tan bien funciona tu memoria. Psicológicamente, la buena memoria depende en el número total de células cerebrales (neuronas), la fluidez de información entre las células y la salud de estas células.

De diferentes maneras, la salud en general puede afectar fuertemente a la memoria. Por ejemplo, la salud del sistema cardiovascular en el cuerpo puede afectar el desempeño de las células cerebrales. Cada célula en el cuerpo necesita de nutrientes y una dotación estable de oxígeno para permanecer viva y trabajar de manera apropiada. Ya que los nutrientes y el oxígeno son transportados en el flujo sanguíneo, todo lo que obstruya la fluidez de la sangre, puede afectar negativamente el funcionamiento de las células cerebrales. En palabras sencillas, un corazón sano equivale a un cerebro sano. Así que es importante mantener la presión sanguínea y los niveles de colesterol en niveles sanos, hacer ejercicio constantemente y no fumar.

Por lo tanto, una dieta saludable para el corazón es crucial para la salud en general y en especial para la salud de la memoria. Investigaciones convincentes han relacionado ciertos alimentos específicos y sus nutrientes con el refuerzo y la preservación de la memoria. Estos alimentos “cerebrales” contienen flavonoides, que son los compuestos químicos que le dan su color a las frutas y a los vegetales verdes. Dos flavonoides importantes, que al parecer apoyan el funcionamiento de la memoria, son la antocianina y la quercetina (ambas se encuentran en las manzanas, los arándanos y las cebollas rojas, solo por nombrar algunas).

Frutillas


Las frutillas como los arándanos o las fresas tienen de las concentraciones más altas de antioxidantes en el mundo de las frutas, y todas las bayas son ricas en antocianina y flavonoles (Un sub-grupo de flavonoides), lo cual puede ayudar al cuerpo a defenderse contra la descomposición de las células cerebrales. Algunos estudios alentadores realizados en animales, sugieren que las dietas ricas en flavonoides pueden ayudar a revertir la pérdida de memoria en los humanos.

Los arándanos en particular han recibido mucha atención ya que son una de las mejores fuentes alimenticias de flavonoides. De hecho, un estudio Británico reveló que consumir suficientes arándanos puede mejorar la memoria espacial y el aprendizaje.

Vegetales verdes


Los vegetales verdes como las espinacas, la col rizada o el repollo están cargados con folato (el ácido fólico es la forma sintética de este nutriente que se encuentra en suplementos y alimentos fortificados), lo cual parece tener un efecto directo en la memoria. En un estudio realizado en la Universidad de Tufts, en Boston, los investigadores siguieron a 320 hombres durante 3 años e hicieron un seguimiento de sus niveles sanguíneos de homocisteína – un aminoácido que ha sido relacionado con un mayor riesgo de padecer enfermedades cardiacas. Los participantes que tuvieron niveles altos de homocisteína presentaron un declive en la memoria; aquellos que consumían alimentos ricos en ácido fólico, el cual reduce directamente los niveles de homocisteina, demostraron tener un efecto protector en contra del declive de la memoria.

Un estudio Australiano también descubrió que una dieta abundante en alimentos ricos en ácido fólico está relacionada con un procesamiento más veloz de información y la recuperación de memoria.

Pescado Graso


Las grasas saludables son importantes para una mente saludable. La investigación demuestra que cuando se habla de memoria y alimentos, el pescado debe de ser el más importante – en especial el pescado graso como el salmón, las sardinas, el arenque o las caballas y las grandes cantidades de las grasas Omega 3 que estos ofrecen. De hecho, un estudio publicado en Archives of Neurology en el 2006 descubrió que las personas con los niveles más altos de grasas Omega 3 tenían menos probabilidades de ser diagnosticados con demencia, que aquellas personas que con los niveles más bajos.

Otro estudio previo, dirigido por investigadores del Centro Médico de la Universidad Rush en Chicago, siguió a más de 3,000 hombres y mujeres durante 6 años para ver como la dieta afectaba su memoria. Aquellos consumían pescado al menos una vez a la semana tenían un declive en la memoria 10% más lento que aquellos que no consumían pescado, una diferencia que les daba la memoria y habilidad de pensamiento de una persona 3 años más joven.

Haz el esfuerzo por consumir a la semana tres porciones de 4 onzas de pescado graso. Si esto es poco posible, considera consumir suplementos de aceite de pescado.

Café


Las buenas noticias para los amantes del café: Aproximadamente hace 2 años, investigadores de la Universidad de Innsbruck en Australia descubrieron que la cafeína que contiene el café puede ajustar la memora y concentración temporalmente. Después de darle a los voluntarios la cafeína equivalente a 2 tazas de café, utilizaron la resonancia magnética para observar que la actividad cerebral de los voluntarios aumentó en dos áreas, de las cuales una está involucrada con la memoria. A los voluntarios a los cuales no se les dio cafeína no demostraron aumento alguno en la actividad cerebral.

Otro estudio publicado en un Journal de Neurología importante descubrió también que los efectos de la cafeína pueden ser de mayor duración en las mujeres. Este estudio con 4 años de duración, involucró alrededor de 7,000 participantes de los cuales todos pasaron por evaluaciones base para la función cognitiva y la presión sanguínea, los niveles de colesterol, y otros problemas vasculares.

Los investigadores re-evaluaron a los participantes después de 2 años y otra vez al pasar los 4 años. Encontraron que las mujeres de 65 años de edad en adelante que consumían más de 3 tazas de café al día (o la cafeína equivalente en té), tenían un declive en la memoria un tercio menor, que el declive de las mujeres que tomaban una taza, o menos, de café (o la cafeína equivalente en té) por día.

Los resultados se mantuvieron aun y después de que los investigadores los ajustaron para tomar en cuenta otros factores que pudieran afectar el funcionamiento de la memoria, tal como la edad, la educación, el funcionamiento cognitivo base, la depresión, alta presión sanguínea, colesterol alto, medicamentos o enfermedades crónicas. Los investigadores especularon que esta asociación entre la memoria y la cafeína no se observó en los hombres, ya que es posible que los géneros sean de diferente metabolismo para la cafeína.

Algo importante para tener en mente es que el café sin filtro (como el espresso o el café hecho en prensa francesa) contiene compuestos que pueden aumentar los niveles de colesterol, especialmente en la gente que ya batalla con estos niveles altos. Para evitar problemas, es mejor apegarse al café filtrado, y claro, tener moderación al agregar leche o azúcar.

Alimentos que mejoran la memoria
Entra a nuestro Blog y conoce más
Copyright © 2016